EL AÑO NUEVO, UN NUEVO CICLO COSMICO

EL AMADO MAHA CHOHAN

El Boletín, Vol. 3, Nº 41
9 de enero de 1955

Amados hijos de Mi Corazón:

El comienzo del Año Nuevo pone en movimiento un nuevo ciclo cósmico para el individuo, el país, y el planeta mismo. Cada año está dividido en siete ciclos menores semanales, y el año entero representa el Siete veces Siete. con un ligero solapamiento de tres semanas que es debido al calendario imperfecto que no fue el error de los Antiguos Griegos, los Egipcios y los Atlantes, sino de los hombres intelectuales posteriormente.

El Año Nuevo, por lo tanto, representa otra oportunidad para cada alma y espíritu de cabalgar sobre la Marca Cósmica superior hacia dentro del Corazón del Cielo, colocando los años que se han ido antes dentro del incinerador cósmico del perdón y del olvido.

El nacimiento del Año Nuevo representado como un infante es realmente significativo de un nuevo comienzo – el individuo elevándose hasta comenzar ese año como si él justamente hubiera salido desde la matriz del tiempo aún sin record y memoria de imperfección del pasado.

El hombre haría bien llevando con él, en los días por delante, el sentimiento de esperanza – de una oportunidad nueva y mejor que él experimento como el ‘Nuevo Día que ya amaneció’.

El hombre quien hace esto puede progresar mucho más rápidamente que él que insiste en llevar con él las memorias de esa encamación Terrenal entera con sus vicisitudes, injusticias y fallas aparentes.

La gran Ley Cósmica, con Su bondad, ha dividido la experiencia Terrenal del hombre a través de un gran número de vidas. Al cierre de cada periodo, el individuo es llevado a una morada de Amor donde el es impregnado de coraje, fuerza y poder para capacitarle a continuar su peregrinaje Terrenal con mayor liberación.

La Ley Cósmica está alerta constantemente para asegurar y presentar ventajas por medio de las cuales el alma aspirante del hombre pueda progresar, desarrollarse y unirse con su Fuente de la manera más perfecta y fácil posible.

Dentro de un período de vida, la Ley nuevamente ha provisto un cese de la presión de las experiencias separando el período de vida en ciclos anuales.

Al cierre de cada año, la Ley Cósmica misma, la Diosa ele la Misericordia y los Señores’ del Karma expían un gran porcentaje de los pecados, errores, apariencias falsas y demás manifestaciones de todas las personas y a ellos se les permite entrar al Año Nuevo con mucha mayor liberación de las cadenas de sus propias creaciones.

Sin embargo, si ellos insisten sosteniendo las experiencias rencorosas, desagradables, las tan-llamadas injusticias y limitaciones del pasado, ellos las recrearán sobre las páginas limpias del libro del Año Nuevo.

Notarán que es la costumbre de los hombres hacer ‘Resoluciones de Año Nuevo’ con una meta clara distinguida que es lo mejor de su naturaleza. El peso e ímpetu de su naturaleza humana, sin embargo, usualmente hace estas resoluciones de corta vida.

Sí este año, pudieran apropiarse de la purificación que ha afectado su naturaleza interna y tratan de vivir en el Año Nuevo como si nunca hubiera sido uno viejo, las limitaciones y males se retirarían una a una porque ellas no son eternas, y únicamente el bien del pasado año perduraría y se convertiría en un manto de fragancia alrededor de ustedes.

Sean maestros de su energía, y no permitan que sus centros de pensamiento y sentimiento reproduzcan en su mundo las manifestaciones que trajeron la infelicidad a ustedes en el pasado. Usen esa energía para pintar cuadros constructivos.

Amor y Bendiciones
EL MAHA CHOHAN

CS VOLUMEN XV- Nro 2 – 1993