LA PUERTA A NUESTROS REINOS DE LUZ HA SIDO ABIERTA AMPLIAMENTE PARA USTEDES

La Amada Madre María

LA AMADA MADRE MARIA:


El Puente, abril 1957

¡Amados seres, ustedes son realmente muy afortunados hoy por que viven en un tiempo en que la Gran Ley Cósmica Nos está permitiendo traerles tanto de Nuestra Conciencia! La puerta a Nuestros Reinos de Luz ha sido abierta ampliamente para ustedes y su amor, Luz, constancia e interés ayudando a la humanidad entre sus aflicciones ha sido tal que Aquellos Quienes tienen el poder y autoridad para hacerlo así, han dirigido hacia y a través de Nosotros el permiso para venir y traerles a ustedes Nuestra Presencia, Nuestra conciencia y Nuestras palabras de instrucción. ¡Puedo decir también que esperamos -un día pronto – ser capaces de manifestar a través de ustedes -Nuestras obras

«La fe sin obras está muerta» – lo han escuchado dicho y hay mucho de Verdad en esa afirmación. Comprendan, no hay una Fe real, profunda y verdadera si no existen obras que la apoyen. Vi a Mi amado Hijo resucitar el tan-llamado cuerpo «muerto» de Lázaro que había sido sepultado

He visto hombres, mujeres y niños que habían estado ciegos de nacimiento, aquellos que nunca habían visto el azul del cielo o el verde brillante de la primera Primavera, abrir sus ojos y ver por primera vez en esta encarnación; capaces de disfrutar las bellezas de la vida – todo hecho a través de la liberación de las corrientes de Luz curativa Divina, dirigidas a través del canal de una simple corriente de vida (el Amado Jesús) Quien estuvo completamente consagrado y dedicado a los «asuntos de Su Padre».

Cuando ese Cristo individualizado, ahora sellado dentro de sus corazones, se haya expandido suficientemente como para controlar completamente su conciencia externa en paz y armonía sostenida; cuando sus benditas almas hayan recibido suficiente Luz-Divina; cuando el mundo aparente haya perdido su tremenda sujeción y «atracción» sobre su atención; cuando realmente tomen Nuestras manos y Nos permitan asistirles – no como Seres efímeros, nublados o como Dioses y Diosas sobre pedestales de marfil o mármol, sino como corrientes de vida vivientes, respirantes Quienes sobre la Tierra o en algún otro planeta, han aprendido como usar los poderes de creación; han aprendido como magnetizar e irradiar los regalos del Dios-Padre y, al hacerlo, convertido en Dioses-libres para siempre.

Revista La Palabra, LAINEC, Abril 1993 Pág.5 -extractos-

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *