MISERICORDIA AMOROSA DE LA GRAN JUNTA KÁRMICA

LA AMADA KWAN YIN

8 de julio e 1968

Amables damas y caballeros, cuan agradecida “YO SOY” de venir en medio de ustedes hoy y tratar, a través de la liberación de Mis palabras, de imprimir sobre su conciencia la gravedad de la condición en la cual se encuentra este planeta – Ella misma.

No tengo que reiterar las condiciones caóticas que están difundidas por todas partes sobre esta Tierra hoy. Ustedes están conscientes, hasta cierto punto, de eso que está manifestándose y es su responsabilidad entrar en acción para cambiar este solevantamiento a una semblanza de Paz – no sólo la Paz a la que la mente usualmente se vuelca cuando se refiere a la actividad física de guerra, una nación contra otra, sino también a la inquietud de una naturaleza negativa que es el resultado de la estimulación de la Llama de Liberación de la limitación del ser humano, que está siendo sentida en los corazones de toda la humanidad.

¡Ahora, vengo a ustedes para darles una liberación dinámica de la Energía de Dios – el Fuego Sagrado requerido para despertar y encender a la acción a aquellos quienes saben algo de la Ley Espiritual!

Por favor, les imploro, escuchen cuidadosamente lo que tengo que decirles, no solo partes de Mi declaraciones, sino la plenitud de eso, para que no haya una mala interpretación de aquello que tengo que decir.

¡El Día del Juicio está a la mano!

Y Nosotros, la Junta Gobernante, en relación al Karma, hemos venido con Puro Amor Divino, no para pasar juicio, como esa declaración pudiese ser interpretada en lo externo, porque el arreglo de cuentas en el Reino Espiritual es una actividad que provee el medio y la forma de corrección de causas negativas erróneas que han sido establecidas en el pasado.

Nosotros, la Junta Kármica, después de cuidadosa deliberación sugerimos los pasos a ser dados por un individuo o grupo de individuos para transmutar, a través de la Alquimia Divina del Fuego Sagrado, las causas imperfectas que están pulsando en, a través y alrededor de la atmósfera de la Tierra. ¡Estos no son núcleos estáticos de imperfección, sino masas activas, pulsantes de tremenda densidad!

Al cierre de cada encarnación, como están conscientes, todos los individuos aparecen delante la Junta Kármica para rendir cuenta de la manera en la cual han usado la Sagrada Energía de Dios en esa encarnación y para verla colocada al lado de aquella la cual él o ella fue capaz de cumplir y que él se comprometió hacer antes de la encarnación en la libertad de los Reinos Internos.

Si el Libro Mayor, o Libro de Vida, no está balanceado, entonces es Nuestra responsabilidad proveer el curso en que se debe comprometer para que la discrepancia pueda ser compensada antes o durante la próxima encarnación.

Ese es el camino del Juicio, no la sentencia como es conocida en el mundo externo. Sin embargo, existe una similitud, porque las Cortes de Ley distribuyen cierto castigo por hacer caso omiso o desobediencia a las reglas y regulaciones de la cual la sociedad está consciente, y en algunos casos el hombre es encarcelado y sus energías delegadas al trabajo forzado.

¡Sin embargo, ningún individuo sobre esta Tierra tiene la prerrogativa de tomar la vida de otro a través de la Pena Capital! Dios, y solo Dios, tiene el derecho de liberar cualquier individuo de la vestidura carnal.

Ahora bien, pueden ver la Misericordia amorosa del tan-llamado Juicio por la Junta Kármica y cualquiera de las lecciones que deben ser aprendidas o dadas para asistirles balanceando su libro mayor, donde sea requerido, para que nuevamente pueda serles permitido tomar la encarnación física sobre la Tierra con una vestidura etérica no tan pesadamente cargada de imperfección como en la encarnación previa.

Por favor escuchen cuidadosamente cuando digo que las corrientes de vida a encarnar sobre la Tierra en el futuro muy cercano no les será permitido por el Concilio Kármico traer el peso de su efluvia para cargar de nuevo a este amado planeta!

El tiempo entre encarnaciones será de mayor duración y la humanidad pasará por un proceso de purga (a través de su uso del Fuego Sagrado de Transmutación y Purificación) hasta que suficiente de su karma imperfecto haya sido transmutado para permitir la reencarnación, o liberación completa en la Ascensión, como el caso pueda ser.

¡Permítanme afirmar positivamente que ninguna corriente de vida puede evadirse de la Junta Kármica llevando consigo (él o ella) en su conciencia el pensamiento que a través de una Dispensación a ellos no se les requerirá encarnar de nuevo!

Aquellos de ustedes a quienes ha sido dado el privilegio de saber que ésta puede ser su encarnación final, deben responder por cada jota y tilde; cada diminuta partícula debe ser sopesada sobre la Balanza de la Justicia y un balance debe ser hecho.

No existen preferencias en la Ley Espiritual. ¡Cada Presencia Resplandeciente de la Divinidad es de igual importancia en la Conciencia y Corazones del Libre-Divino!

Amándoles, caminando siempre a su lado a través de la Radiación de Mi Ser, “YO SOY”

Su Hermana de Misericordia, Kwan Yin

La Palabra, agosto 2003 -extracto-