MARTE – EL PLANETA DE LA PAZ

LA AMADA OLIVENYA

El Puente, mayo 1978
25 de febrero de 1978

Me gustaria presentarme Yo misma, “YO SOY” Olivenya, Complemento Divino del Poderoso Ethos del planeta Marte.

Ustedes han estado demandando la Luz a ser liberada desde Nuestro Planeta hacia dentro del Cable que ha sido establecido de conformidad con el movimiento de los Planetas en este Sistema.

Somos un Planeta de Paz, de Adoración Devocional, tan opuesto a las tendencias fanáticas como marciales. Estamos moviéndonos hacia delante… y es bueno que adquieran la tan requerida Cualidad de la Paz. Estamos enviando Ángeles de Paz Quienes recorrerán la Tierra con los Ángeles de Amor Divino desde Venus.

Nosotros sabemos que los individuos sobre la Tierra piensan en el Planeta Marte como la representación de cualidades guerreras. Por favor tengan en mente que el Espíritu Santo Cósmico AEolus les informó hace muchos años que los hombres de ciencia incorrectamente han dado este señalamiento del Planeta en secuencia horizontal a la Tierra.

También ha sido llamado el planeta “Rojo” por los científicos, mientras que Nosotros los del verdadero Marte, en la posición vertical directamente debajo de la Tierra, tenemos una Radiación Oro y Rubí de Paz. Nuestro Planeta apareció desde el Sol de los Poderosos Hércules y Amazona.

Nuestro principal Templo de Paz es semi-circular en diseño y entrando uno ve una pared maciza detrás del área donde toman lugar los Ceremoniales. Es a través de este recinto amurallado que los sacerdotes y sacerdotisas entran para la celebración del servicio específico de la hora.

Hemos dado asistencia al planeta Tierra en previas ocasiones… por ejemplo su antiguo Emperador Romano Augusto trajo Paz al Mundo Romano – despedazado por conflictos – a través de Nuestra Ministración de la Cualidad de la Paz. Cito esta ilustración para que puedan aceptar mas fácilmente la liberación de esa Virtud a medida que Nuestros Ángeles se encaminen alrededor de la Tierra en su servicio de cubrir al planeta con esta Radiación.

El color de Amarillo, como están conscientes, es una Radiación alterna del Sexto Rayo de la Paz. Esto es entendible cuando alguien se da cuenta que para tener Paz debe tener Iluminación Divina. En este año cuando la Llama de Iluminación Divina es enfatizada es conveniente que traigamos su atención hacia Nuestro Sentimiento tan poderoso de Paz.

Los Gobiernos de la Tierra están siendo particularmente bendecidos en este momento, porque cuando los jefes externos del planeta Tierra sean traídos al alineamiento a través de la Paz, esa gloriosa radiación establecerá un patrón para sus pueblos… es también esencial que la Paz reine en los corazones de todos los hombres.

He venido particularmente porque represento el Aspecto Femenino de la Divinidad y esa radiación está siendo liberada y debe aparecer con mayor intensidad a medida que Nos movamos hacia delante en la Luz de acuerdo a la Ley Cósmica. El magnificente Aspecto Femenino del Gran Sol Central, la Amada Omega, está dirigiendo la radiación acelerada hacia el planeta Tierra.

Bendiciéndoles con la Santa Luz desde el Corazón de la Madre Eterna,

“YO SOY”… OLIVENYA

La Palabra, julio 2007